POR: ESPINOZA MAGALLANES, ALEXANDER

Se propone una estrategia enfocada en un producto de la misma calidad y con un sabor similar, ya que esto nos permitiría competir directamente con Coca Cola en lo que respecta al líquido en sí.

Para el nombre de la bebida se usaría terminología propia de nuestro país, para buscar la identificación consumidor-producto; este nombre ha de ser fácil de pronunciar y recordar, de modo que nuestra marca quede impresa en el mercado.

El precio debe estar por debajo de la competencia, como impulso del producto, pero no debe ser un precio tan bajo, puesto que ocasionaría en el público la idea de una bebida de baja calidad, ya que el precio es una expresión del valor del producto para los consumidores potenciales.

Mediante un estudio previo, se ubicaría el producto en zonas y periodos en los cuales la competencia presenta bajos puntos de venta, para de este modo ir ganando mercado y posicionamiento, para luego ir tomando zonas dominadas por la competencia, pero teniendo ya un público de respaldo. 

“El producto soluciona una gama de necesidades más que una sola”Este sería el modo de promocionar al producto. No sólo debe dar la idea de satisfacer la necesidad de sed, sino que debe tener valor agregado para solucionar otras necesidades por las que el público se enganche a su consumo.

Una vez penetrado en el mercado, hay que enfocarse en el público ya consumidor de nuestra bebida, puesto que la mejor promoción es por recomendación. Dicha promoción haría uso de  internet o telemarketing, ya que resultan ser medios efectivos para hacer publicidad, a través del uso de las redes sociales.